///Kike Dordal///

La imagen, la palabra, la voz… pinceladas del pensamiento
Previous Post: La Cobardía   Next Post: Un rato, en un lugar…

BERRETAS

Vamos a ensayar adjetivos, el que podría ejercer la titularidad es “Berreta”, superficial, frívolo, veloz, instantánea, fácil, cómoda, obscena, mentirosa, procaz, impersonal. Debe haber miles más, pero basta con algunos para convenir que, nuestra vida en sociedad exige ejercerlos, en mayor o menor medida, para una correcta adaptación al medio.

Luego, invariablemente, debe sobrevenir algún mecanismo de defensa, que haga lo posible para que este ejercicio no se vuelva en contra de nuestros propios valores. Bien podemos, en principio, cambiar esos valores, o definitivamente, no tenerlos, lo que da por resultado una perfecta adaptación al medio, o lo que es más común, hacerlos parecer.

Si parecer se escribiese con “s”, parecería, valga la redundancia, que alguien nos está diciendo “ parece-ser”, en forma apocopada, pero, lamentablemente se escribe con “c”, o sea, parecer no es lo mismo que ser.

Si damos vuelta la vista atrás, nos encontramos con la historia, aunque miremos cerca, porque empezó hace un ratito, no más. No importa cuan lejos alcance nuestra vista, en cualquier punto, esto de parecer y no ser se advierte fácilmente.

Pero también se advierte un mundo de lucha, de intentos de cambio, defensa de valores, armados hasta los dientes, y aún más, desde el error y la injusticia. Pero la lucha estaba, está, -en la historia, claro- casi como una constante en el tiempo, hasta que algo pasó.

En algún momento de esta historia, algo se detuvo, se produjo un cambio inmenso, que no llegamos a percibir los que la transitamos, la mente humana cambió, comparable en su dimensión con aquel que produjera la rata escandinava en la vieja Europa de Dios. Pero acá no hubo ratas, al menos en lo que a roedores se refiere.

Algo pasó en este mundo, en el que ya no hay luchas, ya no hay defensa de aquellos valores, deberíamos concluir en que hay paz. ¿?

Volviendo al ensayo de adjetivos del principio, ellos han acompañado al hombre en la historia, como armas para el correcto cumplimiento de su contrato social, estos mismos adjetivos hoy, decir que han tomado protagonismo en poco. Es muy poco. Han superado ampliamente el tejido social, para infiltrarse como un subversivo en las filas de los afectos individuales, en cada uno de los integrantes de una sociedad. Casi la única característica, de este nuevo mundo, que no se ha globalizado, por el contrario, se ha hecho carne, ingresando sin obstáculos por los capilares de nuestra intimidad. Y hasta allí llegó. Hasta nuestros afectos infiltró. Ya no se trata de un comportamiento social, ahora es personal, lo superfluo, lo no complicado, lo cómodo, lo menos comprometido, los lugares donde siempre se hace pié, rápido, con el menor riesgo posible, donde se aparente, de inmediato, buenos resultados. Compromisos leves, análisis cortos, soluciones instantáneas, en resumen, liviandades, BERRETADAS.

Juntos, los adjetivos, derivan irremediablemente, al segundo paso ineludible, la mentira, el engaño de lo que pareció de una forma, pero en realidad fue de otra. Mentiras cargadas de un poder invencible, el de la firme e irrevocable decisión de convencer. Por estar convencido. Por no querer dudar. Por necesidad de no rever nada, porque, sería un caos.

Quedan, y cada vez menos, pocos lugares donde huir de este “Nuevo Mundo”, ordenado, por cierto, gracias a aquel famoso “Nuevo Orden”. Pero los lugares son muy pocos. Quedan pocos bares sin televisión, pocas plazas sin rejas, pocos caminos sin peaje, pocas camas sin espejos, pocos restoranes sin hamburguesas, y lo que es peor, pocas personas con quien transitarlos.

Ninguna de nuestras pertenencias debería ser berreta.

Lo más grave de todo esto es tratar de encontrar la solución. Intentarla, es nadar como el salmón. Es vivir en una angustia casi permanente que nos convierte en marginales ocultos, ya que nadie lo percibe. O casi nadie. El “casi” mantiene la luz encendida. Cada vez somos más los “casi nadie”.

“Con sábanas que bueno, sin sábanas da igual”. Que así sea.

Kike Dordal

Posted in Prosa 6 aoss, 2 mess ago at 12:00.

19 comments

19 Replies


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.