///Kike Dordal///

La imagen, la palabra, la voz… pinceladas del pensamiento

No te quiero

No te quiero por sumisa
No te quiero por fiel
No te quiero por comprensiva
No te quiero por atenta
No te quiero por cariñosa
No te quiero por compañera
No te quiero por espléndida
No te quiero por fogosa
No te quiero por amable
No te quiero por puta
No te quiero por correcta
No te quiero por complaciente
No te quiero por frágil
No te quiero por fuerte
No te quiero por femenina
No te quiero por alegre
No te quiero por exitosa
No te quiero por inteligente
No te quiero por militante
No te quiero por segura
No te quiero por visionaria
No te quiero por equilibrada
No te quiero por sensual
No te quiero por honesta


Tal vez no te quiera…
O te ame por cómplice.

Posted 1 aos, 3 mess ago at 9:48.

Add a comment

La mentira

O mejor dicho las mentiras.

El problema surge cuando no andan solas.

En manada y además, la manada en compañía.

Prefieren, especialmente a los seres humanos.

Hombres, mujeres y todos los géneros posibles.

Son sabias. Eso son. Sabias.

Son en pleno conscientes que sin socios humanos,

O en simbiosis esporádicas, son inocuas.

En el peor de los casos, neutralizables.

Contrariamente, una manada asociada a un humano,

Resulta altamente peligrosa

Agrava tal efecto la condición poligámica de los humanos.

Al menos respecto de las mentiras.

Suelen asociarse a varias manadas.

Crean una suerte de bacanal creciente

De argumentos falaces y dañinos.

Frente a semejante sociedad cualquier distraído,

Podrá creer que descubiertas las mentiras

O mejor aun,

Descubierto la sociedad

Se aleja el peligro.

Mentira. Esto es otra mentira.

Lo cruel, lo peligroso,

Lo verdaderamente dañino de las mentiras

Junto a sus casales humanos

No está en ellas, ni mucho menos en su revelación.

No.

El efectivo daño está en sus destinatarios.

Siembran bajo la piel semillas de incertidumbre

Donde todo pudo haber sido,

Puede ser,

Y podrá ser…

Falso.

Semillas que se clavan como puñales

En el aire del otro

Lo contaminan.

Ahogan. Irremediablemente.

No hay verdad más absoluta

Que pueda oficiar de antídoto.

Finalmente y sin anunciarse

El silencioso ángel del final, pasa.

Silencio.

Un enorme mar de silencios

Donde las palabras, inciertas todas

Se hunden como plomo.

Para siempre.

Las peores mentiras son las que no se descubren

Se imaginan.

Posted 1 aos, 6 mess ago at 18:19.

Add a comment

TODO

En la política
como en el amor

Traición

Traición

se quemaron las naves,
se quemaron los libros,
se quemaron las recetas,
se quemaron las reglas,
se quemaron los caminos,
los manuales,
las guias
los consejos
y los consejeros.
Un desierto fértil
se desnuda enfrente
todo por hacer…
todo por tocar…
todo por disfrutar…
todo por inventar.
Porque inventar
es lo que mejor hacemos.

Posted 1 aos, 7 mess ago at 14:50.

Add a comment

Tormentas, Monstruos y Sonrisas


La soledad me atormenta.
En ella, otra vez, casi involuntariamente trato de encontrarme, de verme.
Encontrarme, verme me atormenta.
Entonces, transito las tinieblas que me acercan y me exponen a mis más antiguos compañeros de vida, fantasmas, depredadores, monstruos viscosos y mutantes que sonríen en cada victoria, en realidad en cada derrota, porque lo que ellos no saben es que, si yo muero, ellos también.
Y las hubo.
Hubo derrotas en la que casi muero. Pero viví. Me quedé.
Alguna o varias de ellas me pusieron cara a cara con la muerte, que coquetea en cada oportunidad. Por fin, antes que su coqueteo pareciese histeria, la senté, en un café, cara a cara, en varios cafés, varias conversaciones. Así dirimimos todas nuestras dudas. Quedó claro. Nunca la iré a buscar. Nunca me seducirá, me llevará si, algún día, pero contra mi voluntad, siempre.
Eso quedó claro. A ella y a mí.
Y es precisamente esa claridad la que me permite transitar las tormentas y sus compañeros, los tormentos, oscuridades y tinieblas.
Con la certeza que, en más o menos tiempo o aún en el tiempo del no tiempo, las noches, aún las eternas, fueron seguidas de luz, aunque destellos,  y esa luz, breve pero intensa ilumina rostros que, no me queda claro, si sonríen por que son iluminados o viceversa, lo que me importa es la sonrisa.
Igual sucede con las tormentas.
No la hay eterna.
No la hay mortal.
Y acá, precisamente acá, está el secreto.
Ese oscuro objeto de deseo.
Transité, hasta hoy, casi involuntariamente, la vida con paraguas, techos, más o menos fuertes, reparos, cobijos y rincones más o menos cómodos que me protegieron de las tormentas y sobre todo, de la muerte.
Y funcionó.
Pero no alcanzaron para que una sonrisa, casi involuntaria, se instale en mi cara.
Y eso no está bien.Entonces decidí buscar voluntariamente la soledad, voluntariamente encontrarme y verme, voluntariamente atravesar tormentas, tormentos y tinieblas, para por fin, y hasta que la muerte me lleve, casi involuntariamente, poder instalar en mi cara una sonrisa.
Lo bueno de esta clase de sonrisas es que las poder regalar.
Lo bueno de ver estas sonrisas es que te enamoran.
Con absoluta voluntad.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Posted 2 aoss, 9 mess ago at 21:32.

Add a comment

Solitario en un bar de Buenos Aires

LAMENTO EN LA SERVILLETA

Tengo la angustia de un poeta, pero para peor de males, ni siquiera soy poeta.
Si al menos pudiese ponerle rima al lamento, daría un motivo para leerlo.

Uno escribe, pinta, canta, baila, habla, compone, crea

según las sensaciones que atraviesan nuestro corazón. O se ahoga.

Soneto?

¿Soneto?

Alguien dijo,
“la angustia es el precio de ser uno mismo”, claro, él sí es poeta. Pero nosotros, ¿ qué hacemos?,¿ dónde descargamos la angustia, si no hay un soneto, una canción, un cuadro, un libro?, lo único que hay es ésta servilleta.
Edor (el que no es poeta)

Posted 3 aoss, 9 mess ago at 22:30.

Add a comment

Brujas


La brujas no existen, pero que las hay las hay…
Yo conocí una, no parecía bruja…
Era bella, suave, tierna, apasionada…
Desconocidamente libre, tanto que empecé a descreer…
No de su libertad, por supuesto
si de su condición de bruja.

Su amabilidad (capacidad de ser amada)
y su sonriente luminosidad
contradecían su pretendido título.
Cuando por fín descreí de su brujez
y la percibí amable…entonces
Desapareció…

Posted 3 aoss, 10 mess ago at 11:24.

Add a comment

Me dijeron…

El tiempo dirá, me dijeron…

Ojalá tenga agudo el oído

y lúcida mi inteligencia

para escucharlo e interpretarlo…

Ojalá hable pronto…

El silencio aturde…

Posted 3 aoss, 10 mess ago at 11:11.

Add a comment

Susurros y tibiezas

Las luces nuevas encienden silencios
que las palabras no pueden explicar.
Esos silencios alimentan la tibieza de la nueva luz
que no pide permiso, enciende, entibia, afecta,
siembra afecto como límite y vecino
de la tibieza de su comienzo.
Lo sembrado crece y su tibieza cosecha palabras,
en susurros, pero que pretenden clarificar,
aunque lo tenue no permita la claridad…
El silencio se hace profundo
y construye distancias, destiempos,
desánimos, desencuentros
que hacen también tenues la nuevas luces.
Su calor no disminuye
pero los susurros se hacen tan tenues
que no se oyen, aunque estén
el silencio vuelve a dibujar distancias
que se alargan o se acortan
hijas del tiempo.
Susurros que no se oyen.
Luces que no entibian.

.

.

.

.

Posted 3 aoss, 10 mess ago at 19:44.

Add a comment

El Estadio

Compartir

Uno a uno bajan, se acercan, lo miran, lo tocan , lo quieren , le explican, pero él como inyectado con una poderosa anestesia cree que no lo puede ver, ve lo que no puede creer. Busca entre la multitud, que es nadie, no sabe exactamente qué busca pero no le cabe duda que lo va a encontrar, a ver, a sentir y lo va a amar, por eso lo busca, por eso está allí , sabe que todo está, que es nada pero está.

Se sienta justo en el medio del campo, su apariencia es tranquila, apacible, racional, paciente hasta inteligente. Su interior es fuego, deseo, miedo, ansiedad, locura, apuro, vértigo, irracionalidad. Su cerebro domina el exterior, su corazón es el más déspota de los monarcas en su interior.

Las decenas de miles comienzan a cansarse, exigen su reacción, se impacientan, dejan de gritar, comienzan a irse, desaparecen, pero para él nada cambia. Su imagen sigue siendo desolada, ya casi no queda nadie, él apenas registra su propia presencia mientras va, inconscientemente, clavando su profunda mirada sobre una butaca vacía, intenta, pero no puede retirar su vista, no ve nada o eso cree.

Lentamente comienza a dibujarse una imagen frágil y hermosa, sus ojos se abren tanto como su anatomía no lo permitió jamás y por fin ve, ahí está, él sabía que estaba, no le importa saber más aunque así será. Pero está allí lo que siempre buscó.

Se acerca tanto que se funde, y se van o se va no se sabe ni importa. Simplemente se fue y se olvidó de fijarse si el estadio estaba vacío. O no.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Posted 3 aoss, 11 mess ago at 0:02.

9 comments

Cuatro puertas

Cuatro puertas abiertas o mejor dicho entreabiertas, listas para entrar o quien sabe para salir, ni él lo sabe, no sabe si se quiere escapar o si quiere encerrarse.

Sientee que puede, que tiene oportunidad de ambas cosas, sólo tiene que decidirlo.

Es inútil que él espíe, que trate de ver más allá para saber que le espera, cuál de ellas es la correcta, se esfuerza, agudiza su vista, se acerca hasta el límite pero no ve nada, sólo cree ver.

Su imaginación genera diferencias entre esas cuatro puertas, la cruda y cruel realidad le muestra sólo cuatro puertas iguales.

Se detiene, observa detenidamente, gira su cabeza y mira en derredor, quiere averiguar, quiere saber, antes de pasar quiere que alguien le diga cuál es la mejor, cuál debe atravesar.

De repente rompe su quietud y se anima, se anima a preguntar.

Gente que va y viene, incansable o cansada, pero ninguna atraviesa las puertas, pasan como si las conociesen o quién sabe ni siquiera las ven, pero ellos pasan.

Él decidido comienza a preguntar a unos y a otros, algunos ignoran, otros imaginan, muchos mienten pero él no lo sabe, sólo lo cree o no, pero para el caso es lo mismo, ni las mentiras siente que le sean útiles, aun creyéndolas.

La desesperación comienza a inundar su frágil existencia, no porque pase el tiempo porque de eso no se da cuenta, nunca le gustó usar reloj.

Pero la duda, la incertidumbre, el no saber que va a pasar si las cruza, o si no lo hace.

La duda, si puede volver, si se van a cerrar en algún momento y él dónde va a quedar, de un lado o del otro, pero en realidad sabe que no sabe cuál es el uno y cuál es el otro lado.

Vuelve a pensar, trata de exprimir su inteligencia al máximo, sus cinco sentidos están funcionando al límite, se concentra, se convence que lo va a descubrir, mira fijamente las cuatro puertas, sus pulsaciones aumentan, comienza a sudar, tiemblan sus manos, los ojos parecen salirse, el silencio aturde sus oídos, de repente algo completa ese inmenso silencio, su corazón deja de latir, la inmovilidad se apoderó de toda su estructura y quedó, por fin, de un lado o del otro, quién lo puede saber, de todos modos ya no importa.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Posted 3 aoss, 11 mess ago at 23:40.

Add a comment

DESTIEMPOS

Callar, siempre callar

Nunca es el momento

Siempre es el destiempo

Queda todo adentro

La vida pasa

Me sigo callando

No es el momento

Es el destiempo

Siempre

Nunca

Todo pasa

Todo queda dentro

No hago ni deshago

Quedo esperando

No veo

Ni dejo de ver

Ciego para afuera

Los ojos dados vuelta

Observo mi interior

Todo se queda

Y con el tiempo

Se pudre


Procesión sin velas

Negada por el tiempo

Aferrada al destiempo

A mí destiempo

A mí

Que no soy más que

El destiempo

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Posted 3 aoss, 11 mess ago at 23:17.

Add a comment

Lilit y el Búho

(Versión libre)                                                                                 por Kike Dordal

Cuentan los cronistas que en los primeros tiempos, el paraíso terrenal fue habitado por Adán, el primer Hombre. Cuentan también que el relato escrito de estos sucesos, la Biblia, ha sido, a lo largo de los años, cercenado en sus textos y adaptada la historia a las necesidades e intenciones de quienes la difundirían como la palabra sagrada.
Lo cierto es que, en esos párrafos censurados, aparecía una mujer, llamada Lilit, que fuera la primera y no Eva, en apoderarse del verdadero amor de Adán. Lilit era una mujer alta, esbelta, de piel profundamente morena, cabello obscuro, lacio y largo hasta donde la vista alcanza. De ojos profundos y mirada inquietante, su belleza era tan inmensa como la noche. Su elasticidad corporal y la armoniosa capacidad de movimiento le imprimían cualidades muy especiales y por cierto irresistiblemente atractivas. Tenía la virtud de volar y confundirse en la noche con el firmamento, percibiendo el brillo de sus ojos como estrellas lejanas y su cabello con flameantes constelaciones.
La principal característica de la relación de Adán y Lilit era la pasión, el estremecimiento, la inmensidad y exaltación sublime de los sentidos, todos, tanto que imaginaban poseer un sexto, séptimo o infinitos sentidos que les permitían ahogarse en la más bella de las sensaciones.
A la sencillez y hosquedad de Adán comenzaron a perturbarle algunas situaciones. Tales como la incertidumbre del momento en que Lilit se presentaría para entregarse plenamente al amor, a brindarle ese sentimiento que le otorgaba absoluta plenitud, pero era tan pleno como fugaz e incierta la posibilidad de que se repita, eso al hombre lo atormentaba. Tal era el tormento y el miedo que decidió quejarse ante el Supremo. La intención no era cambiar a la bella dama, sino domesticarla, hacer de la fiera una mujer más dócil, menos curiosa y, en definitiva, menos libre, “tal vez, si no volara…” conjeturaba el nuevo hombre.
El Supremo sabía que domesticar a Lilit era imposible, que ésa era su esencia y no permitir que volara era provocarle una mutilación que contradecía los principios mismos de su creación. Teniendo en cuenta esto y aceptando las limitaciones de Adán que, consideraba también, parte de su libertad, decide ampliar su reino y crear un nuevo ser que satisfaga las necesidades de su pupilo.    Así es que llamó al Hombre a su altar infinito y le dijo, “Tomaré una de tus costillas y crearé un nuevo ser, con tu sangre y con tu espíritu, para que tú lo guíes y compartas con él tus apetencias…”. Y así fue que creó a Eva. Tuvo la inteligencia de otorgarle a la Mujer características físicas similares a Lilit con la provocada intención de atraer y seducir a Adán pero no le otorgó el don de la curiosidad ni mucho menos la capacidad de volar.
Eva era una mujer realmente bella, de cuerpo armónico y abundante, de manos delicadas y movedizas, de brazos amplios y pies sólidos que la afirman con vehemencia al suelo. Su sonrisa era amplia y permanente, la expresión de su rostro era claramente complaciente. No fue difícil para Adán aceptar a Eva como compañera, en apariencia todo lo tenía resuelto.
Lilit tardó muchos días en regresar, volaba incansablemente por sus noches de aventura, de búsqueda, de amor, de lujuria, de placer y de felicidad. Una noche en la que regresaba donde Adán, a quien amaba profundamente y extrañaba, su vuelo se vio interrumpido por un chistido en la oscura noche, cuando baja la vista, los ojos de pupilas ovoides la observaban e invitaban a descender. La charla con la serpiente fue breve, la anotició de la nueva creación, Eva, y luego le dijo, “vé, compruébalo tu…”.
Con la furia en su cobriza piel erizada de ira se lanzó en un vuelo trazante hasta que alcanzó a sobrevolar el paraíso y vio lo que nunca hubiera querido ver. Adán y Eva juntos en el paraíso de la eternidad. Una indescriptible y numerosa mezcla de sentimientos atravesaron su existencia, sobre todo la profunda tristeza que sentía por no comprender a Adán y sobre todo, por amarlo, inmensamente. Pasó días observándolo desde las alturas y lo que más la atormentaba era la naturalidad y alegría con que su amado aceptaba el nuevo casal. La inconsciencia del amor le resultaba intolerable. Recurrió entonces a quien ahora parecía su amiga, la serpiente.
En conversación con el ofidio éste le propuso un pacto, una venganza. El dolor profundo y el enojo hicieron irracional la decisión de Lilit y aceptó el trato. La cobra haría caer en la tentación a Eva y sería expulsada del paraíso, Adán volvería a sus pies y la serpiente sería presentada al mundo con un bondadoso ser. Las cosas no salieron mal, el reptil mintió.
Eva, como bien predijo la sierpe, cayó de inmediato en la tentación, y arrastró a Adán que también se entregó a la tentación, situación que la serpiente sabía pero ocultó.
Cuando el Supremo advirtió los hechos expulsó de inmediato a Adán y Eva de la eternidad, convirtió lo que en el paraíso eran virtudes en castigos y los obligó a utilizar, de por vida, la mayor de sus energías y libertades en la subsistencia. Condenó también a Adán a vivir rodeado de Eva o similares y alejado de las Lilits.
La serpiente no sufrió castigo porque cualquiera de ellos hubiese sido placentero para su existencia y Lilit fue convertida en Búho y así encerrada en la noche y desprovista de virtudes y por ende de su preciada libertad.
Y así el mundo comenzó a andar.
Pero transcurrieron muchos, pero muchos años y a pesar de la trampa del ofidio y los castigos del Supremo, no consiguieron alejar para siempre a los Adanes de las Lilits. Existen en el mundo, sin razón aparente, las descendientes de Lilit y nadie pudo explicar porqué.
Algunos cronistas e investigadores concluyeron que, en las prolongadas recorridas nocturnas de Lilit antes de ser convertida en Búho, conoció mundos inimaginables a los que se entregó y amó, sin dejar ni por un segundo de amar a su Hombre. Y fueron precisamente esos amores fugaces en la inmensidad de las noches los que garantizaron al mundo la existencia de Lilits, o lo que después llamarían mujeres libres, que no son ninguna otra cosa mas que su decendencia.
Lo cierto es que en este mundo los hombres deben dirimir en sus vidas a qué mujeres amarán y elegirán. La deseadas, libres, inseguras y misteriosas como los búhos. O las complacientes, seguras y predecibles como Eva.
Todos los hombres descendemos de Adán.

_  _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Posted 4 aoss ago at 17:01.

1 comment

IMÁGENES

___________________________________

Posted 4 aoss, 1 mes ago at 17:10.

Add a comment

LA MASA

Lo real es fantástico, la fantasía, real.
Vivir realmente de fantasías o fantasear realmente.
El mundo es una masa real, gelatinosa, móvil, pegajosa e informe que en sus inflexibles movimientos algunas gotas salpica y se convierten en personas ¿ o qué ?.
¿Habré sido salpicado fortuitamente o estoy inmerso en el gel que quiero fundir?. Pero sin fundirme.
Una gota de fuego cae en la masa, se quemó, se muere una parte, el resto trata de evitar la infame gota, que no es una , son muchas. Cuando logran esquivarla se alegran, se sienten superiores porque siguen siendo parte de la masa gelatinosa, móvil, pegajosa e informe.
A veces una gota chiquita de fuego mata un puntito negro en el gel, que lo pusieron, que seguramente no quería estar ahí, nadie se preocupa, total era un puntito negro que a la masa no le era útil.
¿Cómo se sentiría una masa gelatinosa, móvil, pegajosa e informe sumergida en un inmenso mundo de puntitos negros? ¿Y si la infame gotita de fuego cayera en la masa gelatinosa, móvil, pegajosa e informe que ahora quedó chiquitita?.
Esto lo puede pensar sólo una gotita que fue salpicada de esa masa gelatinosa, móvil, pegajosa e informe porque ahora es chiquitita y vulnerable al fuego. Pero el fuego ¿es vida?.
Este debo ser yo y seguramente mi alma está llena de puntitos negros.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Posted 4 aoss, 2 mess ago at 18:08.

Add a comment

MÁS ALLÁ

Quiero salir corriendo
¿a buscar qué?
Tal vez un final
o un principioo un lugar despejado
o sea
que no haya espejos
para no verme
no
para ver
a través
o más allá
¿de qué?
no sé
si sé
de mí.

_ _ _ _ _ _ _ __ _ _ _ _ _ _ _

Posted 4 aoss, 2 mess ago at 17:23.

Add a comment

CERROJOS


Quisiera hacer realidad los sueños de todos. Que son los míos, que son iguales, pero no se esconden, salen constantemente a pelearse con la realidad, ella cruel e inmensa, termina por cagarlos a trompadas. Los esconde, los reprime. La vida no es el arte de lo posible.
La realidad es un enorme martillo que achata sueños, deja deseos como una tapita de cerveza en la autopista.
¿Qué es estar loco?, sino resignarse a sacar los sueños, a vivir de imposibles. Golpearse duro, plantearse con to
da seriedad guardar esos sueños e ideales, como lo que son, o tal vez de otro mundo. ¿Qué sucede cuando no puede trabarse el cerrojo de la caja de sueños propios, y  pretender,  contra todo y todos, ponerlos en práctica?.Simplemente “estás loco”, sinónimo de adolescente  “no domesticado”, inmaduro o sencillamente un pelotudo. Cerrojo gastado, en este mundo, de cerrojos maltrabados.
Los años pasan y la muerte se acerca. Parece más sano morir naturalmente que de angustia.
Quisiera hacer otro mundo, o  que alguien me convenza de otra cosa pero, por favor, no quisiera morir de tristeza.

Posted 4 aoss, 2 mess ago at 17:05.

Add a comment

VOLAR DESNUDO

texto y fotos por Kike Dordal

Tenía sólo 16 años, vivía bien, pero no muy contento. Tenía su casa, su familia, sus pertenencias, sus amigos, novias y demás yerbas, pero, algo le faltaba y no sabía qué.

Caminaba por las calles nocturnas y pensaba, sentía que tenía que buscar algo, pero seguía sin saber qué ni, mucho menos dónde. Algo le decía que lo encontraría en la noche, donde lo cotidiano descansa, lo rutinario duerme y los prejuicios sueñan. Muchas noches caminó buscando algo, que no encontró. Aunque no sabía qué, cada vez lo deseaba más.

Volar

Tenía sueños extraños desde hacía mucho tiempo. En ellos se desnudaba por completo y salía a la calle y en cuanto se cruzaba con alguna mirada de censura, comenzaba a despegar del suelo como un ave amenazada por un predador y volaba como un papel en la noche desierta. Agitaba levemente sus manos como si el aire fuese lo suficientemente espeso para elevarse. Reía y veía a la gente caminar vestida y triste. El volaba desnudo y feliz. Se mostraba libremente y descubría su sexualidad con descaro y soberbia. No era lo mismo al despertar. Estaba en tierra, el aire era más liviano, en ocasiones se observaba culposamente desnudo, en otras, represivamente vestido. Se confundía, su cuerpo y su sexualidad, al contrario que en sus sueños, en tierra, no parecían cosas alegres. Se sentía un ser raro, aunque trataba de no serlo, o al menos de no parecerlo. Que no era fácil. Sus noches eran sus momentos de fuga, así como la soledad era el espacio permisivo. La existencia de luz o alguna otra persona lo transformaba, sumido en su culpa y el miedo de traslucir algunos sentimientos que sólo el aire, la noche y la soledad podrían comprender. Algo tenían que ver estas vivencias con aquella sensación de buscar algo en la noche y solo. Pregunta eterna.

Cierta noche paseaba por una vereda oscura de Buenos Aires, de esas llenas de pozos y roturas que sólo se arreglan en vísperas de elecciones, una mujer caminaba hacia el, le pareció bonita, pero intuyó que nada de lo que le pudiera decir la acercaría a él, presumía que más que nunca su rareza se transparentaba, un deseo inmenso se desplomó sobre su mente, lo quiso rechazar argumentando que, si bien era de noche, no estaba en uno de sus efímeros sueños, ¿o sí?, se preguntaba. El tiempo se había detenido, la mujer se congeló unos metros antes de llegar a él, entonces, convencido de su sueño de abstracción, comenzó a desabrocharse el cinturón. Bajó su cierre con la misma naturalidad con la que tosió, dejó su intimidad tan descubierta, como no queriendo disfrutar, solo en sus sueños, su maravillosa desnudez. Inevitablemente sus miradas se cruzaron, y percibió a su madre despertándolo muy temprano para ir al colegio, pero como si hubiera abierto sus ojos de golpe, nunca cerrados, encontró un iris negro fijado en sus retinas. Reaccionó bruscamente, tembloroso, cubrió sus genitales sin retardo, apuró tímidamente su paso y guió su andar con el gris y frío cordón. “Esperá”, murmuró una voz suave que parecía venir de la noche, escondida en su sueño, quiere voltear su cabeza pero no se anima, como a tantas cosas que, hasta ahora, nunca se había animado, pero por fin se animó. Era la mujer de pupilas negras que, con mucha suavidad, le pidió que se acercara. Como un ladrón descubierto , con su paso pesado de vergüenza, acorto las distancias hacia no sabía dónde, pero la incertidumbre lo seducía como a un gato. Ella, con una delicadeza inofensiva le preguntó por que había hecho aquello. Su pequeñez le dolía, su voz apenas se escuchaba, sus palabras agonizaban antes de nacer, sus labios se negaban a moverse. Se oyó, como si no saliera de su boca, “no sé”. Con la misma suavidad la mujer se le acercó, no parecía tener miedo, aunque el se sentía un monstruo, le preguntó su nombre y él aterrado le respondió. Su cuerpo quería correr pero algo lo detenía. Ella continuaba con las preguntas, como intentando relajarlo, tratando de explicarle que lo que había hecho no era tan grave, que aún así podían hablar, se mostró interesada en hablar con él. Su cuerpo se mantenía erguido, contracturado y con la vista hacia abajo. No entendía por que ella le hablaba. No debía recibir comprensión sino castigo. Pero el castigo no existió y él no entendía por qué. El suave interrogatorio continuó, y el sentía que esa mujer estaba logrando relajarlo, le pregunto de su vida, adonde iba, de donde venía, qué hacía y el contestó todo, hasta confesó su vergonzosa virginidad a pesar de su novia. Ella comprendió rápidamente, mucho más que él, y tiernamente le pidió que la acompañe hasta la puerta de su casa. Él silenciosamente, aceptó. Un cóctel de miedo, incertidumbre, deseo, curiosidad y culpa habitaban su ser. La tranquilidad de ella lo detenía, era el grillete que no le permitía salir corriendo.

Obscura

Obscura

Lavalle, a pocos metros del abasto, calle poco iluminada, casas antiguas habitadas por el sueño y el cansancio de gente que trabaja. En la puerta de unos de los zaguanes el la escuchaba atento y respondía nervioso, a cada momento miraba la hora, ese episodio que estaba viviendo no estaba escrito en el libreto de su vida y no sabía con que iba a llenarlo. Pero se quería quedar, aunque sabía que, según ése libreto, debía irse.

La inmovilidad seguía siendo su principal actitud, ella con naturalidad continuaba la charla como ignorando el pánico de su consorte. Sin preámbulos ni advertencias ella se acercó tanto a él que antes de que se diera cuenta lo besó y casi simultáneamente posó su mano en la entrepierna, como intentando palpar aquello que él no debía haber mostrado. El pánico superó su capacidad de dominio y se dejo besar y tocar y besó y tocó. Con extrema delicadeza ella lo invitó a entrar, por que estaban en la calle, fue su argumento. A él parecía darle lo mismo, no tenía absoluta conciencia de dónde estaba. Entraron, la casa estaba oscura, no prendió la luz, el se dejaba llevar, lo recostó sobre una cama y comenzó a desvestirlo, el no veía nada, sólo imaginaba. Todo pasó sin luz, como si no hubiera tenido que haber registro de lo que paso. El tacto, el olfato y el gusto fueron sus tres sentidos que despertaron. Cuando ya todo había acabado ella le pidió que se fuera por que era tarde y su tío, con quien vivía estaba por llegar, pero agregó que volviese cuando quisiera. Él, mudo como desde hacía varios minutos, se vistió y se fue.

Soledad

Soledad

Nervioso, contento, asustado y apurado comenzó a caminar hacia su casa, quedaba cerca, percibía olores, tenía miedo de ser descubierto por sus padres. A ellos les dijo que se encontró con un amigo y se quedó charlando. No podía dormir, pensaba en contárselo a sus amigos del colegio, sobre todo por que no tuvo que pagar, en ésa época, así era. Pasaron los días y luego de contarlo a sus amigos, seguía pensando en lo mismo. Ahora ya se podía sentir hombre. Pero algo no le cerraba y no tenía la menor idea de qué. En su cabeza daba vueltas una pregunta sin respuesta, porqué lo habrá querido hacer completamente a oscuras y sólo por atrás. Nunca más se animó a volver.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _   _

Posted 4 aoss, 10 mess ago at 13:28.

Add a comment

Un rato, en un lugar…

Una farsa espectral. Cada uno sabe a lo que viene. Cada uno sabe lo que debe hacer. Pero no lo hacen. Un mundo falso. Lo crean y lo sostienen, tanto que se lo creen y luego lo defienden como si fuera real. Ya es tarde. Ya se olvidaron que lo crearon, ya no es un invento, ahora es real, aunque nunca lo fue, ni lo será.

Ni siquiera en su interior les queda una verdad. La tergiversación es de tal magnitud que lo que era real, o debería serlo, es ahora lo tergiverso. Vienen y no hacen nada, pero lo explican y lo argumentan. La nada, entonces, tiene explicación, son ellos y el argumento, su inacción que, narrada, suena activa. Tienen un pacto implícito, sus roles se describen pero no se ven, ni mucho menos se perciben. El pacto consiste en decir que se hace y reafirmarlo, e incluso opinar sobre lo que no se hizo. Hasta discuten y se enojan. Se “apasionan” como si en la discusión hubiera algo de compromiso. Hay principios, muy sólidos, que nunca empiezan. Hay fines, muy ciertos, pero que nunca terminan.

No dicen lo que piensan. Porque ya no piensan. Sus ideas no son más que una suma de axiomas. En cualquier novela serían androides. Aquí son hombres y mujeres. Se premian. Se valoran unos a otros como si fueran distintos, y no lo son. Pero no les sirve de nada. No aprovechan las diferencias. La nada es homogénea. Se homologan con el vacío.

Obtienen resultados. Muy previsibles. Pero ensayan las sorpresas como un manual virtual. Capítulo uno: “Esto nos hace felices” – Capítulo dos: “Esto nos emociona”. Capítulo tres: “Aquello nos entristece” . Y se sorprenden de nuevo. Y se vuelven a olvidar. Se aprenden de memoria su manual y se olvidan de lo creado y lo creen, otra vez, creen que lo sienten.

Nada los puede ni los debe desestabilizar. Quien quiera sacarlos de ese lugar, simplemente, debe morir…

Posted 4 aoss, 11 mess ago at 20:39.

Add a comment

—————IMÁGENES——————————

Las imágenes se dibujan en los sueños

Los sueños se dibujan en la mente

La mente se dibuja en mi vuelo,

En mi vuelo se dibuja tu presencia.

Tu presencia se dibuja

Y hasta se imprime en mi piel

Y por fin,

Como en un espiral inevitable

Se deslizan mis imágenes

Mis sueños, mi mente,

mi vuelo, tu presencia,

y caen en mi piel

que se eriza

que late

que goza en el deseo,

y extasiada se entrega

a la lujuria de tus días.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Posted 4 aoss, 11 mess ago at 20:16.

Add a comment

¿Cuál es?

¿Cuál es límite?

Amistad, amor

Deseo, pasión

¿quién lo sabe?

Nadie lo sabe

Nadie lo dice

No existe

Necesitamos que exista

Se mezclan

Inevitablemente

Amistad, amor,

Deseo, sexo, pasión

No están mezclados

Sólo son parte

De lo mismo

Complejamente sencilla

Ferozmente hermosa

Inexplicablemente viva.

____________________________________________-

Posted 4 aoss, 11 mess ago at 19:44.

Add a comment

AUSENCIAS

La cabeza me explota

Voy de un sitio a otro

Sin rumbo fijo.

Ella da vueltas y vueltas

Cruzan como destellos

Imágenes, recuerdos, preguntas

Enormes, tan gigantescas

Como la ausencia de respuestas

Ausencias…

Ésa es la palabra

Ésa el la presencia

Presencia de una ausencia

Es ella

Que mueve todo

Que destella

Que monta imágenes

Que apedrea memorias

Que dispara preguntas

Presiona hasta el límite

Lo conoció

Ausencia

Algo que no está

Se fue

No vuelve nunca más

Se escapó

Huyó gritando silencios

Desaforadamente

Grita y cuestiona

Insistentemente

Autoritariamente

¿Por qué?

¿Para qué?

¿Qué buscamos?

¿Buscamos?

Ausencias…

Espejo de nuestra presencia

Real, tangible

Quedan los gritos

Oídos vivos

Sabemos, sino

Morimos sin gritar.

—————————————-

Posted 4 aoss, 11 mess ago at 19:29.

2 comments

BERRETAS

Vamos a ensayar adjetivos, el que podría ejercer la titularidad es “Berreta”, superficial, frívolo, veloz, instantánea, fácil, cómoda, obscena, mentirosa, procaz, impersonal. Debe haber miles más, pero basta con algunos para convenir que, nuestra vida en sociedad exige ejercerlos, en mayor o menor medida, para una correcta adaptación al medio.

Luego, invariablemente, debe sobrevenir algún mecanismo de defensa, que haga lo posible para que este ejercicio no se vuelva en contra de nuestros propios valores. Bien podemos, en principio, cambiar esos valores, o definitivamente, no tenerlos, lo que da por resultado una perfecta adaptación al medio, o lo que es más común, hacerlos parecer.

Si parecer se escribiese con “s”, parecería, valga la redundancia, que alguien nos está diciendo “ parece-ser”, en forma apocopada, pero, lamentablemente se escribe con “c”, o sea, parecer no es lo mismo que ser.

Si damos vuelta la vista atrás, nos encontramos con la historia, aunque miremos cerca, porque empezó hace un ratito, no más. No importa cuan lejos alcance nuestra vista, en cualquier punto, esto de parecer y no ser se advierte fácilmente.

Pero también se advierte un mundo de lucha, de intentos de cambio, defensa de valores, armados hasta los dientes, y aún más, desde el error y la injusticia. Pero la lucha estaba, está, -en la historia, claro- casi como una constante en el tiempo, hasta que algo pasó.

En algún momento de esta historia, algo se detuvo, se produjo un cambio inmenso, que no llegamos a percibir los que la transitamos, la mente humana cambió, comparable en su dimensión con aquel que produjera la rata escandinava en la vieja Europa de Dios. Pero acá no hubo ratas, al menos en lo que a roedores se refiere.

Algo pasó en este mundo, en el que ya no hay luchas, ya no hay defensa de aquellos valores, deberíamos concluir en que hay paz. ¿?

Volviendo al ensayo de adjetivos del principio, ellos han acompañado al hombre en la historia, como armas para el correcto cumplimiento de su contrato social, estos mismos adjetivos hoy, decir que han tomado protagonismo en poco. Es muy poco. Han superado ampliamente el tejido social, para infiltrarse como un subversivo en las filas de los afectos individuales, en cada uno de los integrantes de una sociedad. Casi la única característica, de este nuevo mundo, que no se ha globalizado, por el contrario, se ha hecho carne, ingresando sin obstáculos por los capilares de nuestra intimidad. Y hasta allí llegó. Hasta nuestros afectos infiltró. Ya no se trata de un comportamiento social, ahora es personal, lo superfluo, lo no complicado, lo cómodo, lo menos comprometido, los lugares donde siempre se hace pié, rápido, con el menor riesgo posible, donde se aparente, de inmediato, buenos resultados. Compromisos leves, análisis cortos, soluciones instantáneas, en resumen, liviandades, BERRETADAS.

Juntos, los adjetivos, derivan irremediablemente, al segundo paso ineludible, la mentira, el engaño de lo que pareció de una forma, pero en realidad fue de otra. Mentiras cargadas de un poder invencible, el de la firme e irrevocable decisión de convencer. Por estar convencido. Por no querer dudar. Por necesidad de no rever nada, porque, sería un caos.

Quedan, y cada vez menos, pocos lugares donde huir de este “Nuevo Mundo”, ordenado, por cierto, gracias a aquel famoso “Nuevo Orden”. Pero los lugares son muy pocos. Quedan pocos bares sin televisión, pocas plazas sin rejas, pocos caminos sin peaje, pocas camas sin espejos, pocos restoranes sin hamburguesas, y lo que es peor, pocas personas con quien transitarlos.

Ninguna de nuestras pertenencias debería ser berreta.

Lo más grave de todo esto es tratar de encontrar la solución. Intentarla, es nadar como el salmón. Es vivir en una angustia casi permanente que nos convierte en marginales ocultos, ya que nadie lo percibe. O casi nadie. El “casi” mantiene la luz encendida. Cada vez somos más los “casi nadie”.

“Con sábanas que bueno, sin sábanas da igual”. Que así sea.

Kike Dordal

Posted 5 aoss, 4 mess ago at 12:00.

19 comments

Acto 11 de marzo de 2o11

Paso a paso la secuencia de sucesos vistos desde el ocular…

Reportaje sin palabras…imágenes que hablan…

Proyecto Nacional y Popular  - Una nueva Argentina está en

marcha.

Posted 5 aoss, 8 mess ago at 21:00.

Add a comment

GENTE CARIOCA

DE PASEO POR TIERRAS FLUMIENSES Y CARIOCAS. ROSTROS HERMANOS. ROSTROS DE TRABAJO.

Posted 5 aoss, 9 mess ago at 22:58.

Add a comment

FESTIVAL POPULAR CALLEJERO

Anticipando el festejo del 5to. aniversario de Radio Gráfica 89.3 en el éter, tomamos el “espacio público” y convocamos a los vecinos y compañeros a festejar, salió esto…

Con el humo de la parrilla como FX y calor popular de una avenida orillera y marginal, alrededor de las 20 y 30 llegaron al escenario los “Kaipy Kunan” (aquí y ahora en quechua) y le dieron la chispa necesaria para que se encendiera un fuego que el cansancio y el buffet apagaron a altas horas de la madrugada… esto quedó, (de lo que se puede mostrar…

Posted 5 aoss, 12 mess ago at 15:45.

1 comment

“ZAMACUCO”

La noche empezaba a tomar temperatura y y las voces de “la Patria Grande” comenzaron a invadir el éter…

Posted 5 aoss, 12 mess ago at 15:23.

Add a comment

“Dúo La Tuska”

Danza, boleadoras y una bellísima estética…


Posted 5 aoss, 12 mess ago at 15:15.

Add a comment

“Medio rejunte”

Leandro Darrandés hizo bailar hasta los árboles con sus chacareras!!

!

Posted 5 aoss, 12 mess ago at 15:06.

Add a comment

“Los Negros de miércoles”

Y un cierre a puro baile y festejo….

Posted 5 aoss, 12 mess ago at 14:58.

Add a comment

PEÑA POPULAR EN RADIO GRÁFICA 89.3

El sábado 2 de octubre se realizó una Peña Popular en Radio Gráfica, el éxito superó las espectativas  de todos, hasta de los que no las tenían. Como siempre, todo fue plasmado en imágenes, para que si no estuviste, la pròxima vez sepas lo que hacés. Advertido!!!

Rondaban  las 10 de la noche y el comienzo era inminente, se anunciaba por el aire y así pintaba…

Posted 6 aoss, 2 mess ago at 11:55.

2 comments